Usurpación de un club de Merlo

7064
La Comisión Directiva había colocado un pasacalles el día que se cumplió un mes de la toma.

Usurpación de un club de Merlo

Desde fines del año pasado, el Club Ferrocarril Oeste de Merlo ha sido sitio de un conflicto ocasionado por un grupo de personas que tomaron y usurparon la sede de la institución, y sus socios exigen que se les regrese el espacio a la Comisión Directiva.

El Club “Ferro”, ubicado en Laprida 235 esquina Garay (Merlo Norte), fue usurpado el 29 de noviembre del año pasado por sujetos que, según miembros de la institución, no aceptaban el cambio de rumbo administrativo propuesto por las nuevas autoridades.

Para conocer más detalles de lo sucedido, Merlo Hoy compartió una charla con el Secretario del club, Germán Outeda, quien relató en representación de la Comisión Directiva los acontecimientos que han resultado en la actual situación, con el objetivo de difundir y lograr una pronta solución.

Pese a la indignación por estos hechos, Outeda reconoció que muchos otros clubes de barrio han atravesado dificultades similares, tanto en Merlo como en otros distritos, donde algunas personas le dan un uso injusto a las instalaciones para llevar a cabo en su mayoría actividades con fines de lucro.

En la misma línea, Outeda puntualizó: “Mantener el funcionamiento irregular y por fuera de las normas vigentes genera beneficios a los poquitos que, utilizando influencias, la violencia, amenazas e intimidaciones, logran quedarse por años a cargo de la vida social y especialmente económica de estas sociedades civiles sin fines de lucro, ancladas en el corazón de los barrios.”

En el caso del Club Ferro, detalló que el quiebre institucional tuvo numerosas causas:

  • La situación de informalidad, que encontró un límite en la pérdida definitiva de la personería jurídica del club.
  • La avanzada edad del Presidente y sus pocos colaboradores.
  • La falta de trasvasamiento generacional de dirigentes.
  • La vuelta al club de la generación de jugadores campeones en la disciplina handball.
  • Los problemas internos generados por el ingreso a la gestión del club (y más específicamente del Futsal) de un empresario con manejos económicos cuestionables.

Las acusaciones del entonces Presidente, Carlos “Bocha” Godoy, hacia el mencionado empresario se debían a faltantes de rendición de dinero, tanto en los ingresos por sponsors, como en la venta de pases federativos de jugadores de la primera división de Futsal, y la falta de pago de los servicios y proveedores. El valor resultante superaba el millón de pesos, pero Germán sostuvo que “la gota que rebalsó el vaso fueron los 10 cheques emitidos por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), por un monto de 40 mil pesos cada uno, en toda la pandemia”.

Fue así que en el año 2019 se dio inicio a un proceso de normalización. Inicialmente, el Presidente se hizo presente en la sede de la Dirección de Personas Jurídicas, en la ciudad de La Plata, y las autoridades le reconocieron la legitimidad de un acta que databa del 2001. Asimismo, para avanzar con dicha normalización, debería crearse una comisión normalizadora que convoque de inmediato a la Asamblea de socios.

Desafortunadamente, en el 2020 la pandemia de COVID-19 obligó a posponer el proceso, y no fue hasta principios del año siguiente que se lograría avanzar con algunas aperturas.

“Como en el acta admitida sólo había no más de 30 personas, se las ubica una por una para que formen una o varias listas, y que luego de llevarse a cabo elecciones democráticas, conformen luego una Comisión Directiva. En ese marco se armó la lista Verde y Blanca, que se registró ante el ente correspondiente y fue como lista única, que llevaba como Presidente al actual dirigente Adrián Outeda, y como Vicepresidente al Sr. Carlos ‘Bocha’ Godoy”, sostuvo el socio.

Sin embargo, pocos días antes de la realización de la correspondiente Asamblea, Godoy falleció.

De esta forma, la Asamblea se realizó con la presencia de dos veedores oficiales enviados para auditar y asegurar el normal funcionamiento, respetando los debidos pasos administrativos. Durante la reunión, el único presente que discrepaba era el empresario anteriormente nombrado, quien pudo exponer sus argumentos en un ambiente de total respeto.

Respecto a ello, el Secretario del club aclaró que “éste empresario, del cual no vamos a exponer su nombre hasta que la justicia defina su situación procesal por su rol en la toma y usurpación, no es socio activo del club. Por lo tanto no estaba habilitado para ser parte de la Asamblea.”

A partir de dicha asamblea, la nueva Comisión Directiva comenzó su gestión a partir del 27 de marzo de 2021. En primer lugar, se procedió a la realización de un informe del estado del club en distintos aspectos, principalmente en el económico, el infraestructural y el deportivo. En todos ellos, los socios hallaron diversos problemas.

En los aspectos económicos, la institución había transitado durante mucho tiempo la informalidad con falta de papeles y registros, por lo que el flamante tesorero no encontró nada, a excepción de un cuaderno con anotaciones de ingresos y retiros de dinero, que en su mayoría nombraban al empresario en cuestión como responsable del manejo de los fondos. Relacionado con dicho problema, también estaban las deudas de servicios públicos, y muchos de ellos no se encontraban a nombre del club, sino de otra persona.

Otro problema, según Outeda, consistió en el factor publicitario, debido a que “el micro estadio tenía más de 20 carteles publicitarios de comercios y empresas locales que no aportaban ningún ingreso al club, pero seguían teniendo su lugar dentro de las instalaciones. Una de estas empresas es del empresario-dirigente. La deuda por la falta de pago del canon es incalculable, ya que no tenemos el dato de cuándo comenzó la publicidad, además de no contar con ningún papel o contrato que especifique el monto y el plazo”.

En cuanto al deporte, el Secretario sostuvo que la única actividad que ocupaba el 90% de la grilla del micro estadio era el Futsal, que había logrado un ascenso de categoría en el 2019, pero que se encontraba sin técnico en su primera división, con pocos jugadores y sin rumbo. Asimismo, añadió que “el resto de las disciplinas, estaban sin ningún tipo de apoyo. Casi sin espacios y sin recursos aportados desde el club. Por ejemplo, patín, artes marciales, escuela de fútbol y fútbol senior”.

Por otro lado, detectaron numerosos problemas en la infraestructura, entre los cuales se encontraban los baños y vestuarios inutilizables; la instalación eléctrica, sin planos, con cables sueltos y enganchados por todo el club; el sistema de cámaras de seguridad inutilizable; el gimnasio que se hallaba a medio terminar, y otros más. Por ello, Outeda aseguró que cuando los socios puedan regresar al sitio, procederán a ordenar una auditoría general.

Prosiguiendo con el relato, el Secretario especificó que, desde abril a septiembre, las actividades continuaron con aperturas intermitentes, de acuerdo a las normas establecidas por el Ministerio de Salud. Y durante los meses de octubre y noviembre, el club retomó aún más movimiento. El objetivo central consistía en el reordenamiento de los papeles de la institución.

“Ese hecho y la intolerancia de un sector perjudicado por las decisiones de la nueva comisión en transparentar las cuentas del Club, motivó según sus propios dichos, la toma ilegal de la sede social de Ferro de Merlo”, aseguró el socio y vecino.

La toma se produjo el 29 de noviembre pasado, por parte de un grupo de más de diez personas, quienes emplearon amenazas, intimidación, y hasta violencia contra el Presidente Adrián Outeda, obligándolo a abandonar el lugar. Desde entonces, la Comisión no ha podido reingresar allí, ya que los intrusos cambiaron las cerraduras.

Ese mismo día, el Presidente se hizo presente en la comisaría para dejar constancia de lo ocurrido, cuya denuncia recayó en la Fiscalía N°6, que se encontraba de turno del Departamento Judicial de Morón.

Actualmente, a casi dos meses de la usurpación, los miembros del club continúan exigiendo que la sede vuelva a manos de los socios y la Comisión Directiva legalmente electa, informando a la comunidad cada novedad en su lucha, hasta que la Justicia y la Dirección Provincial de Personas Jurídicas avalen a los dirigentes legales.

 

Finalmente, citando las palabras expresadas por la Comisión Directiva, Outeda sostuvo esperanzado: “El futuro es nuestro, y con él la realización de los sueños de un club moderno, lleno de actividades, de niños y niñas, un club sin privilegios de una disciplina sobre la otra. Adecuando todas las instalaciones a esas premisas de inclusión y diversidad. En todo camino hay piedras que nos prueban, esta es una más. Y vamos a volver con más fuerzas que las que ya tenemos.”

Hace una semana, los usurpadores cerraron las puertas del club “por Covid”. Foto: Ferro de Merlo.
Fuente: APBAH

► Si llegaste hasta acá… Es que te importa nuestro trabajo y la seriedad con la que trabajamos: Decimos lo que pensamos, Pensamos lo que decimos.

▬ ¡Ayudanos compartiendo la noticia! ▬

Comenta desde tu cuenta de facebook