El Consejo Escolar de Merlo responde: ¿Qué pasa con las Escuelas del distrito?

2578
La Presidenta y el Tesorero del Consejo Escolar recibieron a los corresponsales de #MerloHoy

#Política

El Consejo Escolar de Merlo responde: ¿Qué pasa con las Escuelas del distrito?

Merlo Hoy se acercó a las oficinas de la seccional merlense del Consejo Escolar, donde compartió una charla con sus representantes María José Barrionuevo (Presidenta) y Gabriel Gonzalez (Tesorero), para conocer la situación que ha atravesado dicho órgano provincial y su postura ante la actualidad.

En primer lugar, ambos se remontaron hacia antecedentes del año 2018, con el fin de esclarecer la situación que atraviesan las instituciones educativas. Barrionuevo y Gonzalez afirmaron que la preocupación por las políticas infraestructurales en los colegios dio un importante salto, a partir de la explosión de gas en la Escuela Primaria 49 de Moreno, donde habían muerto dos personas a principios de agosto de dicho año. Este incidente ocasionó miedo y conciencia ante la realidad, por lo que las empresas de gas envasado salieron a relevar a los establecimientos, tomando las condiciones actuales en función de regulaciones y normativas vigentes, los edificios construidos en su mayoría en los años 90, y anteriores, no contaban con actualizaciones en esta materia, por ende la mayoría de los servicios, exigían acondicionar y actualizar, las instalaciones para levantar los cepos, dichas obras no contaban con presupuesto habilitado desde la DGCyE (Dirección General de Cultura y Educación. Actualmente la provincia de Buenos Aires, no tiene Ministerio de Educación, y este es un órgano que está previsto en la constitución provincial vigente)

“En Merlo, al igual que gran parte de las escuelas de la Provincia, se necesita de mantenimiento permanente, para que se sostenga y no haya problemas. Se trabajó puntualmente con las instalaciones de gas, y todavía se está trabajando, teniendo en cuenta que en el distrito hay 274 Servicios”, sostuvo Barrionuevo.

Según la presidenta, el problema radica en que las escuelas (o la mayoría) se rigen por antiguas normas que involucran a los servicios de luz y de gas, que datan de la década de 1990 hacia atrás. Dichas normas cambiaron en el trascurso del tiempo, pero las escuelas no se actualizaron.

“A partir de ahí, hubo una amplia cantidad de escuelas en donde las empresas exigían el cumplimiento de la normativa actual (las de gas envasado, por sobre todas las cosas) – explicó María José – Eso hizo que se colocaran cepos, aun cuando en las pruebas de hermeticidad habían dado correcto. Pero, hasta tanto no se cumplimentaran con las normas actuales, no te devolvían el servicio.

Por ello, el Consejo Escolar intentó solucionar algunos problemas con los recursos que tuvieron a su disposición, a modo de paliativo. Y pese a que las escuelas son provinciales, el Municipio colaboró en ello, junto a algunos subsidios que bajaron de Provincia, pero afirman que dichos aportes resultan insuficientes, debido a la cantidad de escuelas en Merlo.

Otra de las situaciones que ha preocupado a los representantes del Consejo Escolar consiste en el interés de la actual Gobernación de la Provincia de Buenos Aires por descentralizar a la cartera escolar “porque quieren sacarse el gasto de encima, igual que la responsabilidad por las escuelas”, sostiene Gonzalez.

Además, se le añade el factor de la deuda provincial, la cual se ha duplicado, por lo que consideran muy difícil la idea de que los Consejos obtengan un apoyo o restitución, y que “mientras se busque salir de la situación de emergencia, puede que se mantenga la misma infraestructura, a pesar de que no es materia de su incumbencia”.

“Cuando nosotros planteamos el reclamo provincial de la falta de fondos, tiene que con que nos desfinanciaron, ya que le han sacado al Consejo Escolar ciertas potestades que tenía – explicó la presidente del Consejo – Nosotros recibíamos anualmente un subsidio específico para la compra y colocación de calefactores, y el mantenimiento e instalaciones de gas; y eso se retiró al primer año de la gestión de Vidal. Por eso decimos que la explosión de Moreno fue el resultado del retiro de las partidas que nos permitían hacer mantenimiento, o a los colegios a través de los directivos, quienes gestionaban un Fondo Escolar que recibía cada institución independientemente del Consejo, y por orden de la Gobernación, fue cancelado.”

Otro tema que ha acrecentado la preocupación fue la confirmación de que las escuelas no contarán con fondos específicos para reparación, mantenimiento y reemplazo de estufas que antes llegaban al Consejo Escolar hasta que el gobierno de María Eugenia Vidal eliminó el FUDIEGAS.

Sostuvieron también que dicho desfinanciamiento llegaba a tal extremo que las instalaciones o mantenimiento de gas debían realizarse con fondos que estaban destinados a otros fines, como las reparaciones de luz, agua, entre otros.

El único aporte provincial consiste en un Fondo Compensador, un monto mensual destinado a arreglos menores, como, por ejemplo, mantenimiento de baños, rotura de vidrios, o robos. Generalmente, supera apenas los 2 millones de pesos y debe dividirse entre 274 servicios, por lo que nunca alcanza para llevar a cabo obras importantes.

Pese a aquellas dificultades, ambos afirmaron que intentan brindar ayuda a aquellas comunidades que atraviesen dificultades, y dialogar con los perjudicados, ya sean Centros de Estudiantes, profesores, directivos o grupos de padres. Y de esta forma, mediante el diálogo, analizar la situación para buscar una solución viable.

“No necesariamente las cosas van a volver a ser lo que fueron, y es muy probable que haya cambios y nuevas estructuras – declaró Barrionuevo – Porque el sistema educativo, tal y como lo conocimos, está totalmente destruido, en el sentido de que se ha perdido la institucionalidad en todos los ámbitos. Así como el resguardo a la normativa que garantiza el funcionamiento de un Consejo Escolar, pero no porque haya cambiado, sino porque ya que no se respeta. Es una cuestión de gestión provincial.”

Tal es la situación que los roles en cuanto a educación, que conciernen a la Gobernación de la Provincia, el Municipio y el propio Consejo, se han mezclado, ya que puntualizaron: “Los roles del jefe distrital y del presidente del Consejo Escolar eran complementarios, para poder analizar y buscar soluciones en conjunto. Hoy, eso no existe. Hoy, las jefaturas distritales que tenían cierto alcance en el ámbito educativo, invaden espacios que responden al Consejo Escolar. Porque el Consejo era el que administraba bienes y servicios, se ocupaba de la infraestructura escolar y los comedores, pero al incorporarse el municipio y la Jefatura Distrital en la toma decisiones, se ha tornado en una situación tan difusa que nadie sabe dónde empieza y dónde termina el ejercicio de tu rol.”

Sin embargo, tanto María José como Gabriel (quienes se han declarado peronistas) expresaron que las ideologías políticas nunca han interferido en su labor. Un ejemplo de ello es el pluralismo que abunda en su equipo, ya que si bien son mayoritariamente peronistas, también han incorporado a simpatizantes del Frente Renovador y de Cambiemos.

Sin olvidar el hecho de que el Consejo se encuentra en una posición difícil en la puja de poderes, debido a que “algunos le pegan al Consejo Escolar porque la mayoría somos del Partido Justicialista, e indirectamente a la Provincia (porque dependemos del Gobierno de la Provincia). Entonces desde un sector dicen ‘la Provincia se tiene que encargar de las escuelas’ y nos pegan también, porque no saben cómo funciona un Consejo”, explicó Gabriel Gonzalez.

Pese a los cambios de gobiernos en la Provincia o en el Municipio, ambos sostienen que la situación del Consejo Escolar siempre ha sido la misma, y que su único interés ha consistido en ser escuchados y obtener respuestas.

Para concluir, Gonzalez y Barrionuevo destacaron que son muchos los funcionarios que han criticado al Consejo Escolar, ya que hay un fuerte interés político por lograr una reestructuración en dicho ámbito y apoderarse de él. Sin embargo, ambos representantes sostuvieron que ninguno de aquellos funcionarios se ha acercado a hablarles o a escuchar las necesidades con las cuales deben lidiar.

Además, en vista de aquella situación, María José hizo hincapié en los ataques que el Consejo ha sufrido por parte del concejal y precandidato a intendente de Merlo, David Zencich.

“Se creen que esto es el Concejo Deliberante, y puedo asegurar que quien quiera venir acá creyendo que va a volverse rico, está totalmente fuera de sus cabales – expresó María José Barrionuevo – Lo único que uno hace acá es llenarse de problemas porque para manejarse, por ejemplo, en infraestructura, hay que manejarse en base al presupuesto que ya viene establecido desde la Provincia, a través del DPI. Sobreprecio no puede haber. Cada uno de los pasos que se documentan los aprueba el Tribunal de Cuentas. Acá tenemos que rendir hasta el aire que se respira.”

Finalmente, a modo de conclusión, ambos reflexionaron respecto al punto ya mencionado, acerca de que mucha gente no entiende cuál es la función del Consejo Escolar. De esta forma, aclararon que el órgano tiene la responsabilidad del mantenimiento de los edificios escolares, al igual que de la administración de los bienes girados por la Gobernación de la Provincia, pese a que en los últimos años, dichos bienes han decrecido de manera considerable.

 

Comenta desde tu cuenta de facebook