Experiencia bicicletera en Ciudad Evita

1933
Grupo de Whatsapp "Ciudad Evita en bici".

Sociedad

Experiencia bicicletera en Ciudad Evita

Teresa Ferrer, vecina de la localidad, compartió con nuestro medio la experiencia que ha cambiado tanto su vida como la de otros residentes durante meses, con el objetivo de sortear las dificultades económicas y fomentar el espíritu colectivo en el barrio.

Ferrer sostuvo que la bicicleta había comenzado a incorporarse a su rutina hace un año atrás, a causa de las dificultades económicas.

“Hacía 20 años que iba a trabajar en colectivo, tomando el 91, desde Ciudad Evita a Villa lugano. Pero ya hace un año que dejé de tomar los colectivos, y la mañana me tomo el tren que viene de Gonzalez Catán”, declaró la vecina.

En dicho ramal, tanto Teresa como otros pasajeros han optado por viajar en el furgón para llevar sus bicicletas como otro medio de transporte alternativo.

“Somos muchos en el furgón de bicis, y casi no hay lugar  – sostiene – Cada tren, por lo general, trae dos o tres vagones intercalados para subir con el rodado. Y viene repleto de gente que también se acomoda donde puede, y trae ganchos para colgarlas.”

Sin embargo, Teresa añadió que, además de aquellos que eligen la bicicleta, ha habido una mayor cantidad de usuarios del tren, por lo que el espacio es menor, y resulta evidente que la gente ha recurrido a posibilidades más económicas.

Por otro lado, ha revelado a nuestro medio que es una de los administradores de un grupo bicicletero de Whatsapp (llamado “Ciudad Evita en bici”), armado en febrero, entre 50 vecinos de la localidad.

“Un día, una chica habló por un grupo de Facebook, proponiendo la idea de hacer un grupo de Whatsapp, por el tema de la inseguridad. Fuimos sumándonos sin que nos conociéramos, y de esta forma, pudimos ir en bici todos juntos a Ezeiza, por ejemplo. Porque sabemos que es peligroso y tratamos de ir igual, a pesar de lo difícil que está”, relató Teresa.

Y así comenzaron a realizar sus recorridos, reuniéndose en Plaza Guemes para luego partir hacia Ezeiza, o en su defecto, llevando a cabo circuitos por Ciudad Evita.

Además, la vecina explicó que algunos integrantes de dicho grupo, quienes son ciclistas profesionales, también se dirigen a la costanera los días domingos, en un recorrido iniciado en Estación Querandí, hasta Pompeya, y desde allí hasta Puerto Madero.

“Me gustaría dejar el mensaje de que, a pesar de la crisis que estamos viviendo, existen salidas que hasta nos pueden mejorar la calidad de vida. Porque realmente todo esto empezó como un ajuste económico, pero nunca sospeché que iba a cambiar mi humor y que cada mañana sería como ir de paseo al trabajo”, expresó Ferrer.

Grupo de Whatsapp “Ciudad Evita en bici”.
Viaje en el vagón de la línea Belgrano Sur.
Comenta desde tu cuenta de facebook