Merlo: Denuncia de abuso sexual estancada en la justicia

3886

 

Merlo: Denuncia de abuso sexual estancada en la justicia

Merlo Hoy conversó con Gisela Romina Vallejos, quien había denunciado hace unos años a un ex compañero suyo de trabajo por abuso sexual en un predio del partido de Merlo. Su causa no ha avanzado desde hace mucho tiempo.

Según relató Vallejos, el ataque sexual en cuestión habría ocurrido en el año 2006, en una casa de campo del establecimiento editorial Villa Santa María, situado en la calle Monte Dinero y Del Porvenir, en la localidad de Pontevedra.  En ese mismo lugar habrían trabajado tanto la denunciante como el acusado, identificado como Leandro Martín Franza.

Ocho años después, Romina decidió realizar la correspondiente denuncia en la Fiscalía 1 de Morón, tras haberle revelado aquel episodio a su esposo, Leonel Vidal.

Según explicó el marido a los medios, la demora de varios años para realizar la correspondiente denuncia se habría debido a amenazas que ella recibía de parte de Franza.

“Había algo en ella que no entendía, como un distanciamiento durante años, entonces un día le pregunté si pasaba algo, si ella no me quería más o por qué había ese distanciamiento entre nosotros como pareja, y ella se puso a llorar y me contó que Leandro Martín Franza la había violado”, sostuvo Vidal.

Sin embargo, Franza habría negado los hechos frente al fiscal Javier María Ghessi, quien en aquel entonces, se hallaba al frente de la causa.

Pero, por otro lado, Vallejos relató que ella y su esposo habrían tenido que irse de Ituzaingó, donde había vivido por muchos años, debido a que el mismo acusado de la violación la habría amenazado con encontrarlos mediante la base de datos de la editorial y asesinarlos a ambos, en caso de que ella hablase al respecto.

Luego de un largo período de tiempo en que no habría avances, trascendió en 2018 que el expediente había sido archivado, hasta que la fiscal general adjunta de Morón, Karina Iuzzolino, pidió desarchivarlo, ya que sus pericias no reducirían la credibilidad de las declaraciones de Romina Vallejos.

Pero pese a ello, la causa continúa estancada, sin ninguna novedad al respecto.

“No tengo los medios económicos para contratar un abogado, siento que no se ha hecho justicia, y mi vida está devastada – sostiene Romina – Nunca más fui igual, tuve intentos de suicidio, ataques de pánico, no puedo quedar embarazada y eso lo que más me atormenta.”

De esta manera, desde el año 2014, Leandro Martín Franza tiene una denuncia por abuso sexual, pero la justicia ha considerado que el acusado no poseería signos de abusador sexual, por lo que las pruebas no habrían sido suficientes.

Sin embargo, Romina no pierde las esperanzas en que la justicia logrará actuar, pese a los distintos obstáculos que habrían surgido desde entonces en su accionar.

“Dios quiera que se haga justicia. A mi parecer, la Fiscalía no está actuando de manera correcta y no están trabajando como corresponde. No tengo medios económicos para contratar un abogado, pero igualmente es el fiscal el que debería encargarse de impulsar la causa. Si nos pasa algo, el único responsable va a ser Leandro Martín Franza”, declaró la denunciante.

Viviendo con su esposo fuera de la provincia, confía en que la causa (actualmente a cargo de Javier Guessy, de la UFI Nº1 de Morón) pueda volver a impulsarse, no solo por su propia situación, sino también por el de otras mujeres que podrían haber sido víctimas o que podrían serlo en un futuro cercano.

Comenta desde tu cuenta de facebook