Intervinieron la comisaría de Tablada por denuncias de abusos sexuales y torturas

1047

Intervinieron la comisaría de Tablada por denuncias de abusos sexuales y torturas

El Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires intervino la Comisaría Tercera de Tablada, debido a denuncias por abusos sexuales, torturas colectivas y aislamiento extremo ocurridos en la dependencia por parte de los efectivos.

Los padecimientos de las víctimas habían sido comunicados a la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) por el Defensor de Casación de la Provincia, Mario Coriolano. De esta manera, el organismo constató las violaciones a los derechos humanos, durante una inspección sin previo aviso, donde entrevistaron a las detenidas, quienes denunciaban abusos sexuales en las requisas vejatorias, provocadas por personal policial femenino y masculino del grupo especial GAD.

Luego de ello, dicha comisión tuvo una reunión con el ministro de Seguridad de la Provincia, Sergio Berni, quien decidió la intervención de la comisaría. Consecuentemente, se procedió a la clausura de los calabozos.

Según los testimonios, las mujeres se encontraban detenidas en la comisaría, situada en Alberti al 702, donde eran obligadas a pasar varios días aisladas, en celdas oscuras, orinando en botellas plásticas y defecando en bolsas de nylon, entre otras faltas a los derechos humanos. Sin embargo, su situación comenzó a empeorar desde la asunción del subcomisario Leonel Gómez como jefe de la seccional, lo que resultó en los ataques denunciados.

En cuanto a los partícipes, sostienen que habrían sido efectivos del Grupo de Apoyo Departamental (GAD), a quienes llamaban “paleros”, siendo acusados de golpear, amenazar e insultar a las víctimas; y además, destacaron a “una agente policial a la cual las mujeres detenidas apodaron ‘ginecóloga’ por la forma en la cual ejerció actos de tortura y violencia sexual”.

El primer episodio en cuestión habría ocurrido el 19 de diciembre, cuyas víctimas fueron 14 mujeres, con la intervención de alrededor de 30 hombres y personal del GAD. Mientras en el segundo, sucedido el 5 de enero, las víctimas serían 15, de las cuales cuatro de ellas habrían estado presentes en las dos ocasiones.

Además, la CPM añadió: “a los dos episodios de abuso sexual sobre varias mujeres, en el marco de requisas vejatorias constitutivas de torturas, se suman el aislamiento extremo y la imposibilidad de comunicarse con el mundo exterior que les provocaba desubicación temporal, cuadros depresivos y de angustia”.

A todo ello, declararon que también se sumaban golpizas y humillaciones recurrentes. Y una vez sufridos los presuntos ataques, habrían sido “disciplinadas, castigadas y amenazadas” por los agresores, para asegurar su impunidad y que las víctimas no narren lo sucedido.

 

Comenta desde tu cuenta de facebook