La Masacre de Merlo: Como Si Fuera Ayer

2348

#Necrológica

La Masacre de Merlo: Como Si Fuera Ayer

A 6 años de la denominada “Masacre de Merlo” los familiares de las víctimas conversaron con el periódico Merlo Hoy.

Ha pasado el tiempo y la herida sigue latente, una tragedia que marcó a estas familias para el resto de sus vidas. Las hermanas de Gastón Olivera, Daiana y Silvina en un diálogo con este medio, recordaron aquel 8 de Mayo de 2014 en el que se vieron inmersas en el más profundo dolor.

Apenas comenzaba el día, alrededor de la 01:00 AM se iniciaba el incendio provocado por Cristian Leonardo Ledesma Méndez, en una humilde vivienda en Iwanowski y Larsen, en Parque San Martin, Partido de Merlo.

Daiana relata “Recuerdo ese día como si fuera ayer, desperté a la madrugada ahogada, con un dolor en el pecho, me dolía tanto que me costó conciliar el sueño, de hecho cerca de las seis de la mañana decidí levantarme y mientras hacia las cosas y miraba el noticiero me comunique con mi mamá y mis hermanos para ver si estaban bien, en las noticias informaban de un incendio, una masacre en Merlo y yo continuaba mirando ajena a lo que estaba pasando, con el único que no me pude comunicar fue con Gastón. Seguía mirando las noticias, fue transcurriendo la mañana y la noticia aportaba más datos, yo insistía en comunicarme con mi hermano o mi cuñada que no atendían. De repente la noticia en mi televisor hablaba de mi hermano, mi cuñada y mis sobrino, en ese momento ya no pude discernir nada, al teléfono con mi mamá entre gritos y llantos le daba la noticia, el incendio que estuve mirando desde temprano en los noticieros era en la casa de ellos”.

Silvina agrega “Me pasó algo parecido, tuve una pesadilla que si bien no recordaba me tenía molesta, el típico mal presentimiento, una extraña conexión, no sabía que la verdadera pesadilla la tendría despierta. Esa mañana entre mates con mi tía, me comenta de un incendio que estaban dando desde temprano en las noticias (acostumbradas a mirar las noticias todos los días) yo estaba en otra, me preparaba para ir a cambiar unos turnos médicos de mi hijo, cuando un momento antes de salir voy al baño y me llama por teléfono mi mamá, no entendía nada, me pedía desesperadamente que ponga el noticiero, porque algo le paso a mi cuñada y a mi hermano, ella estaba al celular con Daiana y al teléfono de línea conmigo. Desde el baño y a los gritos le pido a mi tía que ponga el noticiero, salgo y lo primero que veo en la pantalla es el nombre de Karina Flamenco, mi cuñada. Decía: una mujer su pareja e hijos habían fallecido. No puedo expresar lo que sentí en ese momento, pero salí disparada a la calle, ni yo sabía a donde iba, en pocas horas estábamos ahí, en la casa. Nada pudo impedir que entremos, mis hermanos John, Brenda y yo hasta el lateral de la casa donde solo pudimos ver  un agujero del tamaño de la pared que hicieron los vecinos para rescatarlos y una oscuridad total. Algo terrible, Karina, Gaston, Yael, Briana, Shakira, Alejo, Ian y Nayla habían fallecido”.

Y continua, “Desde ese momento todo fue un caos, nos llevaron a la comisaria para que aportemos los datos de todos ellos, ya que la documentación se había perdido y necesitaban identificarlos, ya había un sospechoso, Cristian Méndez ex pareja de Karina (el día anterior, frente a un comedor comunitario delante de varias personas le dice a una vecina “Si la cruzo a Karina no la vas a ver más”, una aparente amenaza más a todas las anteriores, pero que esa noche se encargó de cumplir). Lo más irónico es que luego de dar la información requerida en la comisaria de Parque San Martin nos dan los datos de la fiscalía donde teníamos que presentarnos la semana siguiente, ¿sabes en qué me anotaron el número de causa? arrancaron un “pedazo de papel”, que era la denuncia que Karina había realizado a Méndez dos meses antes por violencia (la había golpeado brutalmente en la calle y lo detuvieron en el momento) les fue útil como borrador, como quien utiliza un papel para limpiarse el c… así lo sentí yo. Una denuncia que cayó en manos de un flojo, el Fiscal Alejandro Jons, que en pocas horas lo dejó en libertad, sin tener en cuenta que esa no era la primera denuncia de Karina, es más luego nos enteramos que tenía otras más de una pareja anterior. Alejandro Jons y Cristian Méndez dos nombres que no voy a olvidar. Todo fue un manoseo, desde ese momento en la comisaria, hasta el circo que montaron en la puerta de la misma dependencia, esa noche mientras transcurría el velatorio para hacernos creer que ya lo habían detenido”.

Daiana declara “Ellos no se merecían esto, mi hermano era incapaz de hacerle mal a alguien, los vecinos lo apodaron El Gordo Amor, este tipo nunca se detuvo a pensar en lo que estaba haciendo, mato incluso a su propio hijo, a seis criaturas inocentes. Prácticamente todo Merlo fue a despedirlos, en una larga caravana los acompañaron hasta el cementerio y en ese momento entendí que no los vería más”.

El sospechoso fue detenido el viernes 9 de Mayo en casa de su abuela, en Villa Dominico.  Daiana y Silvina mencionan que desde entonces, lo único que querían era justicia, pero el 28 de diciembre, unos meses antes del juicio recibieron la noticia de que el acusado se habría suicidado en su celda.

“Una semana antes estuvimos mi mamá y yo en la fiscalía de Moron, iba a comenzar la feria judicial y el fiscal Sergio Dileo ya tenía todo, se estimaba que en Marzo seria el juicio, deseaba verle la cara a esa basura, deseaba que se pudriera en la cárcel. El tipo se mató y nada nos devolvió a Gastón, Karina y los chicos, nada de lo que pasara haría que volvieran, el daño ya estaba hecho. Hoy seis años después el dolor persiste, solo queremos que este caso no se olvide, que sea ejemplo, que los casos de violencia de género e intrafamiliar sean atendidos con la responsabilidad que merecen, esto se pudo evitar”. Decía Silvina

A lo que agregó Daiana: “Actualmente queremos solicitarle al Gobierno del Pueblo de Merlo y al Honorable Concejo Deliberante de Merlo, que se cedan a perpetuidad las ocho parcelas del cementerio Santa Mónica donde ellos, toda mi familia, están sepultados mediante un decreto, ya que el Intendente de aquél momento nos prometió esto, además de hacerse responsable de todos los trámites y gastos que se ocasionen,  pero lo dicho por él se lo llevó el viento y no cumplió con su palabra. Después de seis años, donde cambió el intendente y habiendo archivado la causa porque el único imputado está muerto, los restos de mis familiares podrán ser levantados, y para renovar por dos años más, deberemos afrontar los costos, que actualmente se nos hace imposible. Les negaron la seguridad, no les dieron Justicia, al menos que los dejen Descansar en Paz”.

Dando fin a la dura entrevista realizada.

Comenta desde tu cuenta de facebook